Todo sobre extintores para apagar incendios en casa

Cuando hablamos de seguridad en el hogar, es inevitable referirnos a los distintos sistemas de protección contra incendios, entre ellos los diferentes tipos de extintores.

Existen zonas de la casa donde es muy evidente que se puede producir un accidente que termine en incendio. Y seguro que lo que primero se te viene a la cabeza es la cocina. Sin embargo, la mayor parte de los incendios en hogares se ocasionan en enchufes en mal estado o por sobrecargas eléctricas.

Los líquidos inflamables, los cigarrillos mal apagados, los sistemas de calefacción en mal estado o las zonas menos transitadas, como áticos, sótanos y garajes, también son focos de incendios.

Si en la casa viven niños o ancianos, también es necesario poner especial cuidado.

Es importante disponer de un buen sistema contra incendios. Sin ánimo de resultar alarmista, el hecho es que un incendio puede volverse incontrolable en unos 30 segundos y mortal en cinco minutos. Y puede que tu mayor problema no sea el fuego, sino el humo.

Si quieres saberlo todo sobre los detectores y alarmas de humo, sigue leyendo aquí. A continuación te explicaré todo lo que aprendí sobre extintores después de la experiencia que te contaba en ese otro artículo.

Partes de un extintor

El extintor es, junto con la alarma anti incendios, uno de los componentes más importantes de todo tipo de instalaciones contra incendios. Es vital saber qué clase de extintor usar dependiendo de los tipos de incendios.

Pero, antes de llegar a eso, debes aprender de qué partes consta y cómo funciona. Solo así podrás realizar las labores de mantenimiento necesarias para que siempre esté listo.

Y también te será más fácil usarlo. Como con las bicicletas, no hace falta conocer el nombre técnico de todas las piezas para montar, pero siempre ayuda saber que los pies se ponen en los pedales y las manos en el manillar.

La mayor parte de los tipos de extintores constan de las siguientes partes:

● Manómetro: es una pequeña esfera en la parte superior que mide la presión del gas contenido en el cuerpo del extintor. Dicha presión será correcta si la aguja se encuentra en la zona verde. Si está en la roja, significa que el extintor tiene la presión baja.

● Válvula: generalmente se encuentra bajo el asa y es la parte que debe presionarse hacia arriba para que salga el gas o el agente extintor de que se trate.

● Manguera: de aquí sale el gas o agente extintor.

● Nitrógeno: se trata del gas que propulsa el agente extintor hacia el exterior. Aunque la propulsión suele depender del nitrógeno, hay otros gases que sirven al mismo propósito.

● Tubo sifón: es un conducto interno que lleva el agente extintor hasta la manguera, a través de la válvula.

● Cilindro: también se llama cuerpo del extintor y es la estructura metálica que contiene todos los elementos necesarios para apagar el fuego.

● Agente Extintor: es la sustancia que contiene el cilindro y la encargada de apagar el fuego. Dependiendo de los tipos de incendios puedes necesitar un extintor de CO2, un extintor de espuma, un extintor de polvo, químico…

● Boquilla: sujeta la manguera y difunde el agente extintor.

Tipos de fuego

Los tipos de fuego que existen se han sistematizado en 5 clases diferentes dependiendo del combustible que los alimenta; es decir, de los materiales en los que prende el fuego. Para la extinción de cada uno de ellos se emplean diferentes tipos de extintores.

Fuego de clase A

El combustible es sólido. Por lo general papel, madera, diferentes tejidos, goma… Para extinguir este tipo de fuego es necesario bajar la temperatura. El mejor agente extintor en este caso es el agua. Los tipos de extintores que suelen utilizarse en fuegos de clase A son extintores de Clase A, ABC o extintores de espuma química.

Fuego de clase B

El combustible es de tipo líquido. Entre ellos están las grasas, la pintura, los disolventes… Todos aquellos líquidos de los denominados inflamables pueden ser la causa de un fuego de clase B. Para extinguirlos hay que interrumpir la reacción en cadena y esto se consigue con extintores BC, ABC o de espuma química (AFFF).

Fuego de clase C

Se originan en equipos eléctricos de baja tensión. Como el fuego lo causa la electricidad, el agente extintor no puede ser un elemento que sea buen conductor de la misma. Se eliminan así el agua y la espuma químicacomo matafuegos. En su lugar se utilizan extintores de tipo BC o ABC.

Fuego de clase D

Hay algunos metales combustibles, como el potasio, el sodio, el titanio, el zirconio o el magnesio. Cuando se inflaman causan fuegos de los llamados de clase D. Para extinguirlos se necesitan extintores de polvo químico.

Fuego de clase K

El combustible está formado por grasas animales o aceites vegetales. Son comunes en cocinas industriales, por ejemplo. Para apagarlos hacen falta extintores especiales cuyo cilindro contiene una solución de acetato de potasio.

Tipos de extintores

Un poco más arriba he mencionado un montón de tipos de extintores refiriéndome a ellos con letras. Se trata del nombre técnico que reciben y sería bueno que te resultaran familiares. Cada uno de ellos, como has visto, se utiliza para apagar un tipo de fuego diferente.

Hablaremos de ellos a continuación, en su versión de extintores portátiles, porque son estos los extintores que podemos, como particulares, añadir a nuestros sistemas contra incendios. Pero te conviene saber que hay otros dos tipos de extintores:

  • Bocas de incendios equipadas, también conocidas como B.I.E., que son esas grandes mangueras colgadas en las paredes de hoteles y edificios públicos.
  • Hidrantes: las bocas de incendios metálicas a pie de calle a las que se conectan los camones de bomberos en caso de incendio.

Volviendo a los extintores portátiles, estos son los diferentes tipos que vas a encontrar para dotar a tu hogar de una buena instalación anti incendios:

Extintores de agua Clase (A)

Los extintores Clase A están indicados para apagar fuegos de tipo A; es decir, aquellos cuyo combustible es sólido (madera, etc.). El cilindro contiene agua presurizada por un gas inerte. Al presional la válvula, el agua sale por la manguera.

Extintores de espuma (AB)

Las letras AB indican que los extintores de espuma se indican para controlar fuegos de clase A y fuegos de clase B. Es decir, aquellos cuyos combustibles son sólidos, líquidos y gaseosos.

Funcionan sobre este tipo de fuegos porque por una parte bajan la temperatura y por otra parte aíslan el combustible del exígeno, necesario para que se produzca el fuego.

No deben usarse NUNCA en fuegos eléctricos, ya que la espuma química conduce la electricidad. Suelen estar presentes en aviones, barcos, laboratorioa, comercios o industrias químicas.

Extintores de CO2 (BC)

El CO2 elimina o desplaza el oxígeno de la reacción química que da origen al fiego. Así se disminuye el calor y se crea una atmósfera inerte porque, cuando el CO2 se expande, el entorno se enfría.

Como indican las letras, estos extintores están indicados para fuegos de clase B y de clase C; es decir, aquellos en los que el combustible es líquido o gaseoso (B) y también son extintores para fuego eléctrico (C).

Las mangueras de salida son de goma para evitar la congelación de las manos.

Extintores de Polvo Químico Seco (ABC)

Son los extintores más comunes hoy en día porque el polvo seco es efectivo contra los fuegos de calse A, B y C, que son los más frecuentes. Sin embargo, no todo es positivo. El polvo químico puede resultar tóxico para el ser humano, oxida el metal, puede afectar al funcionamiento de circuitos electrónicos y ensucia mucho.

Los encontrarás en oficinas, viviendas, comercios y una gran variedad de industrias. También en medios de transporte.

Extintores para fuegos Clase K (Acetato de Potasio)

El acetato de potasio disuelto, al contacto con grasas animales o vegetales produce un efecto de saponización. Como si formara una especia de espuma de jabón que aísla las grasas en combustión del oxígeno. Además, funciona como refrigerante, por lo que baja la temperatura.

Estos extintores pulverizan una capa muy fina de la disolución de acetato de potasio y así evitan que el aceite ardiendo salte y el incendio se propague. Solo sirven para incendios de clase K (grasas) y suelen encontrarse en cocinas industriales y restaurantes.

Extintores a base de productos Halogenados (ABC)

Su funcionamiento es similar al de los extintores de polvo, pero con la ventaja de que son muy limpios.  Como son efectivos contra incendios de clase B, C y D se recomiendan para lugares donde abunde el equipamiento electrónico. Por ejemplo, en una sala de servidores o en un plató de televisión. También los verás en bibliotecas y galerías de arte.

Extintores de Polvo para fuegos clase D

Solo pueden emplearse en incendios de clase D, con metales combustibles. Funcionan de una manera muy parecida a los de químico seco, ya que separan el combustible del oxígeno y eliminan el calor.

Extintores de Agua Vaporizada (AC)

De nuevo, las letras A y C nos indican que los extintores de agua vaporizada se indican para fuegos de clase A y clase C (combustibles sólidos y equipos eléctricos). Se trata de un tipo de extintores muy modernos.

La boquilla del extintor está diseñada para que el agua, que es destilada y muy pura, salga en forma de neblina. Esto hace que, a pesar de ser agua, no conduzca la electricidad. Tampoco daña los equipos electrónicos.

Los encontrarás en bancos, museos y oficinas.

Si los códigos de letras se te hacen complicados de aprender pero no quieres dejar al azar la protección contra incendios de tu casa, puedes distinguir los tipos de extintores por sus mangueras:

  • Los de agua y espuma química terminan en pico.
  • Un extintor ce CO2 termina en una manguera de goma muy bien aislada para que no se te congelen las manos.
  • El extintor de polvo, por lo general, termina en una manguera sin boquilla (la goma cortada y nada más) o con una boquilla de aluminio aplanada.

Cómo reaccionar al ver el fuego

Ahora que ya sabes cómo elegir tu extintor para casa, es importante que sepas cómo enfrentarte e un incendio.

Lo más importante es que, en caso de que no te sientas capaz de extinguirlo por ti mismo a pesar de contar con un buen sistema contra incendios, se avise a los bomberos. De hecho, incluso si crees que podrás apagar el fuego, que los bomberos estén avisados es una buena idea.

Estos son los pasos que debes seguir si se declara un incendio en tu casa. Recuerda, siempre que sea de pequeñas dimensiones.

  1. Evacua a las personas que estén en casa y pide a una de ellas que llame a los bomberos. Es importante que la casa quede vacía cuanto antes.
  2. Asegúrate de donde está la salida más próxima y colócate de espaldas a ella y de cara al fuego. Jamás le des la espalda a un incendio. El fuego es muy voluble y peligroso.
  3. La mayor parte de los extintores domésticos tienen un alcance de entre 2 y 3 metros. Esa es la distancia a la que debes colocarte del fuego. Podrás ir acercándote a medida que lo controles. Si no consigues debilitar las llamas, aléjate del fuego. Recuerda que has pedido a alguien que llame a los bomberos y que por tanto los profesionales ya estarán en camino.
  4. Para utilizar el extintor correctamente, lo primero que debes hacer es cogerlo con una mano y apuntar lejos de ti. El agente extintor saldrá con mucha presión y podrías tener un accidente que no te permitiera apagar o escapar del fuego.
  5. Cuando te asegures de que la boquilla no te apunta, tira de la anilla que impide que el extintor se descargue por accidente. Está justo entre el asa y la válvula en la mayoría de modelos.
  6. Apunta a la base del fuego y haz movimientos en forma de arco para aislar todo el combustible. Recuerda acercarte solo si ves que las llamas se apagan. Cuando eso suceda, asegúrate de que no se reavivan. Es mejor pecar por exceso que por defecto.

Si estas instrucciones no te parecen suficientes, no te preocupes. La mayor parte de los profesionales de la lucha contra incendios te prestarán toda la ayuda que necesites. Llámales para que te enseñen a utilizar un extintor. La práctica es la mejor de las maestras. Y más en un asunto como la protección contra incendios.

Mantenimiento del extintor

Los extintores tienen una vida útil de 20 años que la normativa que los regula indica que no se puede superar. Una vez pasados esos 20 años, el extintor debe sustituirse por uno nuevo. Esa misma normativa sobre extintores indica las laboras de mantenimiento que hay que realizar, cada tres meses, una vez al año y cada 5 años

Mantenimiento trimestral de extintores

Cada tres meses es necesario revisar que los extintores se encuentran en perfecto estado de funcionamiento. Este mantenimiento trimestral lo relaizarán, juntos, el instalador del extintor y su titular. Para ello, hay que comprobar:

  • Que el extintor se encuentra en un lugar adecuado y a la altura que indica la normativa aplicable.
  • Que se trata de un tipo de extintor adecuado al riesgo que trata de proteger.
  • La ausencia de obstáculos que impidan el acceso al extintor. Pues estos deben estar siempre a mano.
  • Que las instrucciones de uso del aparato son legibles.
  • El manómetro, que es la esfera que indica la presión, debe estar en su sitio y funcionando.
  • Se comprueba también que las partes metálicas del extintor están en buen estado.
  • Los tapones y precintos que indican si se ha usado el extintor deben comprobarse también.

Mantenimiento anual y cada 5 años

Este mantenimiento que podemos llamar a largo plazo debe realizarse por empresas autorizadas y que consten en el Registro Integrado Industrial, en las divisiones A o B y en la categoría “Rxtintores de incendios”.

Cada 5 años, una de estas empresas debe comprobar que la presión del extintor es correcta. Así lo establece el R.D 2060/2018, de 14 de diciembre. Se admite un máximo de 3 pruebas de presión. La cuarta, que correspondía al año 20, no será necesaria puesto que, por ley, hay que retirar ese extintor.

Por otra parte, cada año, una de esas empresas registradas llevará a cabo el “Programa de Mantenimiento Anual” descrito en la norma UNE 23120

En todos los casos, el encargado de llevar a cabo la inspección de mantenimiento debe registrar y guardar el documento que acredita que la revisión se realizó.

Normativa sobre extintores

La normativa sobre extintores de aplicación en España es el Real Decreto 513/2017, de 22 de mayo, reglamento de instalaciones de protección contra incendios. Pero, más allá de conocer su nombre, lo importante es estar familiarizado con su contenido.

Es cierto  que no existe la obligación de tener extintores en los hogares. Pero si pretendemos que nuestros sistemas contra incendios sean realmente efectivos, haremos bien en seguir la ley en cuanto a su instalación.

Lo que la ley dice es que debemos colocar el extintor en un lugar visible y a una altura accesible. Ese lugar debe ser siempre una pared vertical y, siempre que sea posible, cerca de los lugares por donde se evacuará el edificio.

En cuanto a la accesibilidad, la ley establece una altura máxima según la cual la parte superior del extintor no supere los 1,70 metros. Además, se recomienda que se coloquen cerca de los lugares donde es más probable que se inicie un incendio.

No basta con que los extintores estén visibles y accesibles. Es necesario señalizarlos. La señal indicadora debe ser de color rojo al menos en un 50% de su superficie y debe tener dibujado un extintor de color blanco o llevar escrita la palabra “extintor”.