¿Son seguras las cerraduras electrónicas?

Las cerraduras electrónicas se han creado con la idea de reemplazar las llaves tradicionales o para añadir funciones adicionales a las cerraduras, como el bloqueo o el desbloqueo a distancia. 

Aunque es más fácil encontrarlas en vehículos que en edificios, muchos proveedores de seguridad de vanguardia ofrecen cerraduras electrónicas para casas y negocios.

Uno de los elementos de cualquier tipo de cerradura es el pestillo o cerrojo. Esta es la pieza que cruza la abertura entre el costado de la puerta y el marco. Así la puerta queda bloqueada.

Las cerraduras pueden funcionar con pernos de resorte, que se mantienen en su lugar mediante muelles y permiten que la puerta se cierre y no vuelva a abrirse.

Por su parte, las cerraduras con pernos de seguridad sn más seguras. El perno permanece en su lugar hasta que se desbloquee manualmente. 

En ambos casos, el bloqueo y desbloqueo se logra al girar el elemento visible, que suele ser una perilla o una llave que mueven el pestillo o cerrojo.

Las cerraduras de llave tradicionales usan alguna variación del método de clavija y tumbador. El cilindro de la cerradura se mantiene en su lugar mediante una línea de pequeños pernos de metal, cada uno de los cuales consiste en dos mitades, una superior y otra inferior. 

Cuando la llave se inserta y gira, el borde desigual «aserrado» asegura que cada perno se mueva a cierta distancia. 

El cilindro solo gira cuando cada pin se mueve lo suficiente para crear una separación recta entre las mitades superior e inferior de todos los pernos.

Las cerraduras electrónicas cuentan con actuadores, que conectan el perno o el cilindro a un pequeño motor completamente oculto dentro de la puerta o del marco. El motor se controla mediante un impulso eléctrico, que puede activarse de varias maneras: con un lector de tarjetas electrónicas, con un teclado o con un sensor de control remoto inalámbrico. De cualquier manera, el bloqueo electrónico de la puerta está configurado para iniciar el actuador una vez que el motor ha recibido la señal electrónica correcta.

Cada método de bloqueo tiene sus pros y sus contras. Las llaves físicas (tradicionales o para cerraduras electrónicas), pueden perderse o dañarse, mientras que es posible que se te olvide el código de la llave electrónica.

Los códigos de las cerraduras electrónicas se pueden cambiar con facilidad cuando sospechas que una persona no deseada puede conocerlos, mientras que instalar una cerradura tradicional es más engorroso y caro. Los cortes eléctricos pueden comprometer el funcionamiento de las cerraduras eléctricas, que no se podrán abrir mientras no haya suministro.

Cómo funcionan las cerraduras electrónicas

En la mayoría de las cerraduras electrónicas se da una combinación de control de bloqueo físico y electrónico. Por ejemplo, la puerta puede tener una llave física de emergencia, pero funcionar con la parte electrónica (tarjeta, código, mando a distancia) para abrir y cerrar en el día a día. Esto te da una mayor seguridad y comodidad a la vez que añade funcionalidades adicionales.

Con un sofisticado sistema automatizado, las cerraduras electrónicas se pueden controlar y supervisar de forma remota.

En el caso de los automóviles, esto significa que puedes bloquear y desbloquear las puertas (o abrir el maletero, o arrancar el motor) mientras estás a cierta distancia del vehículo. 

Con casas o negocios el beneficio puede ser aun mayor. Los sistemas automatizados se pueden programar para bloquear las puertas en horarios establecidos durante el día, lo que te asegura que tu casa estará cerrada aunque se te olvide cerrarla a la manera tradicional.

La posibilidad de monitorizar la puerta en remoto te permitirán usar  el móvil para ver si hay alguna puerta desbloqueada y bloquearla desde cualquier lugar del mundo. Imagina que se declara un incendio en tu ausencia. Pues podrás abrir la puerta a los bomberos y minimizar así los destrozos.

Lo que debes saber antes de decidirte por una cerradura electrónica

Las cerraduras electrónicas son un avance de la tecnología, eso es evidente. Pero cambiarlas no es tan sencillo como cambiar las bombillas clásicas por bombillas led para ahorrar en electricidad.

La instalación de las cerraduras electrónicas requiere la intervención de profesionales y la inversión que tendrás que hacer es considerable, aunque no exagerada.

Así que lee con atención todo lo que debes saber antes de decidirte por cerraduras electrónicas.

1. Debes inspeccionar tu puerta

Debes asegurarte de que tu puerta funciona con total suavidad. Para ello tendrás que abrirla y cerrarla varias veces.

Si tienes que empujarla o tirar de ella lo mejor es que la arregles antes de instalar la nueva cerradura electrónica.

Recuerda que una de sus mayores ventajas es que funcionan en remoto. Y eso quiere decir que no estarás presente para empujar o tirar.

Comprueba también que el pestillo se extiende completamente.

Las cerraduras electrónicas siempre intentan extender por completo el pestillo. Si no lo consiguen por culpa de un fallo de la puerta, puede sucedes que se les queme el motor.

La verdad es que puedes solucionar estos dos tipos de problemas con facilidad. Toda la información está en Google y lo único que necesitarás será aceite lubricante y un par de herramientas comunes.

Las buenas noticias son que la mayoría de las cerraduras electrónicas funcionan con aplicaciones de descarga gratuita.

En esas aplicaciones se explica todo lo relativo a la preinstalación y requisitos de la cerradura. Descárgate la aplicación y lee las instrucciones antes de comprar.

2. Diferentes cerraduras electrónicas tienen diferentes características

La primera gran diferencia a tener en cuenta es si la cerradura electrónica que has escogido cuenta con su propio pestillo o cerrojo. 

La mayoría son, pero algunas, como el August Smart Lock, son solo accesorios motorizados que se sujetan al existente. 

Son cerraduras electrónicas un poco más fáciles de instalar. Pero deberás asegurarte de que funcionen con el cerrojo de tu puerta. 

Una vez más, un vistazo a la aplicación es un buen modo de no correr riesgos.

Además de poder controlar la apertura y cierre a través del móvil, algunas cerraduras electrónicas incorporan un desbloqueo automático que se activa cuando te acercas a ellas.  

Otras te permiten convertir el teléfono en una tarjeta que el teléfono lee con solo acercarla al sensor.   

Las funcionalidades de las aplicaciones asociadas a las cerraduras electrónicas también son un elemento a tener en cuenta a la hora de escoger una de ellas.

Algunas incluyen un registro de entradas y salidas, la posibilidad de configurar cierre automático, alarma incorporada…

Lo mejor es investigar las diferentes aplicaciones para ver cuál de ellas es más completa.

3. ¿Se pueden conectar las cerraduras electrónicas a otros dispositivos?

Como los avances en domótica cada vez son más y cada vez están más al alcance de todos, la verdad es que las cerraduras electrónicas suelen ser compatibles con una gran variedad de dispositivos desarrollados por terceros.

Marcas como August y Schlage ofrecen cerraduras electrónicas que funcionan con Apple HomeKit. Así puedes controlar tu cerradura mediante la interacción con Siri. 

Las cerraduras de Kwikset Kevo se sincroniza con timbres inteligentes de Ring y Skybell, permitiéndote dejar entrar a la gente cuando están en la puerta, sin necesidad de levantarte o de dejar lo que estás haciendo. 

Las cerraduras Z-Wave y Zigbee se sincronizan con centros de control que incluyen SmartThings, Wink y Piper. Esto te permitirá integrarlos en una configuración de hogar inteligente más amplia.

4. Posibilidad de accesos para varios usuarios

Otra cosa a tener en cuenta antes de comprar cerraduras electrónicas es cómo funcionan en lo referente a accesos múltiples.

El Kwikset Kevo táctil es muy conveniente si lo combinas con tu teléfono, pero si tienes una gran familia, entonces todos tendrán que descargar la aplicación,y cada código adicional, a partir del tercero, tiene un coste asociado.

Si hay más de un par de personas en la casa, un candado codificado como el Yale Real Living Deadbolt podría ser una opción mejor. 

Te permitirá asignar a cada uno su propio código. Así podrás controlar a qué hora entran y salen tus hijos, entre otras cosas. O tus empleados, si la colocas en un negocio.

La seguridad de las cerraduras electrónicas

La mayor parte de este artículo te muestra las múltiples funcionalidades de las cerraduras electrónicas. Pero no he hablado todavía de si son seguras o no.

El hecho, es que no existe una medición que demuestre que son más seguras que las tradicionales.

De hecho, la diferencia con estas últimas  es que son más cómodas. Pero también funcionan con un cerrojo. Lo que cambia es el modo en que se activa ese cerrojo.

Por tanto, las cerraduras electrónicas son tan seguras como las tradicionales. Si decides instalar una, que sea porque te conviene, porque hace tu vida más fácil o porque te gusta.

En realidad este tipo de cerraduras no te ofrecen una seguridad mayor.

Si lo que buscas es aumentar la seguridad de tu hogar, entonces es mejor que inviertas en un sistema de alarma, cámaras de seguridad inteligentes u otro tipo de dispositivos.  

Cualquiera de ellos hará más para ayudar a disuadir la invasión de un hogar que lo que hará una cerradura inteligente.

Esto no quiere decir que las cerraduras electrónicas no valen la pena. Ni mucho menos.

Las nuevas funcionalidades, como la posibilidad de controlar el acceso en remoto o monitorizar las entradas y salidas son motivos más que suficientes para que te hagas con una de estas cerraduras.

Tan solo tienes que tener en cuanta lo que te comentaba más arriba para escoger la correcta.