Los 7 métodos más usados por los ladrones

Año tras año, las denuncias de robos en casas particulares demuestran que las métodos de los ladrones avanzan en función de los adelantos tecnológicos que solemos celebrar como buenas noticias. Es cierto: la tecnología puede utilizarse con fines positivos o, como ventaja añadida para cometer robos en casas u otro tipo de delitos contra la propiedad.

Los puntos de acceso que usan los ladrones para entrar en una casa son, sobre todo, la puerta principal, ventanas bajas y las puertas de los garajes. Es por tanto en estas zonas donde conviene extremar las medidas de seguridad en el hogar.

A continuación te cuento los métodos de los ladrones más utilizados y detallo algunas recomendaciones para evitar robos. Recuerda que, para mantener la seguridad en tu hogar, lo más importante es el sentido común. Y que, afortunadamente, cada vez hay más sistemas de seguridad y empresas profesionales que nos ayudan a reforzar la seguridad en nuestras casas.

1. Bumping

El bumping es el método que han usado tradicionalmente los cerrajeros para abrir las puertas de las casas en casos de pérdida de llaves. Se trata de un sistema muy sencillo de practicar y que no deja huellas. Los ladrones entran en casa a través de la puerta principal como si tuvieran en su poder nuestra llave particular.

Lo que hacen es introducir en la cerradura una llave bump, que no es otra cosa que una llave manipulada, y la golpean con un objeto contundente. Puede ser algo tan sencillo como un destornillador o un martillo. Así se desplazan a la vez todos los cilindros del bombín. La cerradura no queda dañada y el acceso a las casas se realiza en menos de 30 segundos.

Para que te hagas una idea, la técnica funciona con el mismo principio que ese juego de siete bolas de metal que cuelgan de un soporte. Si dejas caer la primera y que golpee a las demás, la energía del golpe se transfiere a las otras y la última bola se mueve.

Pues bien, al golpear la llave bump, los pitones del bombín quedan quietos, pero los contrapitones se mueven hacia arriba todos a la vez. Así se libera la cerradura. Hoy en día, este es el método de los ladrones más pupular para quebrar la seguridad de las puertas.

¿Cómo evitar el bumping?

La técnica funciona con la mayor parte de cerraduras de cilindros, incluso las de más alto coste. Por eso, la mejor manera de evitar los robos en casa mediante el bumping es instalar puertas acorazadas con sistemas antibumping garantizados por el fabricante.

2. Ganzúa

El robo con ganzúa es uno de los más conocidos a nivel popular. Todos hemos visto en el cine a ladrones más o menos experimentados que empleaban horquillas torcidas o algún tipo de alambre rígido. El ladrón lo introduce en la cerradura y lo manipula hasta que este adopta la forma de la llave. Entonces la puerta se abre.

Se trata de un método que no ha evolucionado demasiado con los años y que es muy útil en cerraduras que no son de seguridad.

El paso previo a la comisión de este robo con ganzúa es el marcado de las puertas. Los ladrones pasan por los domicilios y colocan pequeñas marcas de plástico en las puertas. Si, cuando vuelven a pasar, las marcas siguen en su sitio, quiere decir que la casa está vacía. Entonces realizan su operación con la ganzúa. Este sistema de marcas se emplea también antes de robos con otros métodos.

Es buena idea avisar a los encargados de la limpieza de las zonas comunes que estén alerta y eliminen este tipo de marcas. Así se dificultan en gran medida los robos en edificios de pisos.

¿Cómo evitar el robo con ganzúa?

Entre las recomendaciones para evitar robos con ganzúa está la instalación de alarmas cableadas. Las mismas alertarán a la central de alarmas de la presencia de los ladrones. También es buena idea colocar cerraduras de seguridad.

Estas cerraduras de seguridad deberán tener un cilindro con pistones circulares. Si puede ser, de pistón sobre pistón y con pin magnético.

También es buena idea que el cilindro incorpore pines antipicking. Lo que hacen estos pines es que el cilindro no se pueda rotar. Por último, lo mejor es que tus llaves sean de las que no se puedan copiar.

3. Taladro

La técnica del taladro, o drilling, también se encuentra entre los métodos de los ladrones más comunes. Aunque se trata de un método ruidoso y que lleva algo más de tiempo que los otros dos. Por eso se reserva para viviendas de tipo chalet, casas individuales, etc. En definitiva, lugares donde el ruido del talado no vaya a alertar a los vecinos.

Los robos en casas particulares llevados a cabo mediante taladro dejan muchas huellas. La técnica consiste en taladrar literalmente la cerradura con una broca especial para metal. Así se rompe el sistema de pistones y el acceso al rotor, que es la pieza central de la cerradura, queda libre.

Con una herramienta especial giran el rotor y entran en la casa sin mayor dificultad.

¿Cómo evitar el robo con taladro?

Los sistemas de seguridad en puertas para estos casos no son especialmente sofisticados. La primera medida será instalar cerraduras de metal más duro que las brocas. Se suelen emplear cerraduras con pines de acero endurecido.

Los rotores de las cerraduras antitaladro suelen ser de materiales como el molibdeno. Además de ser duros, hacen más ruido. Así se facilita que se pueda alertar a los vecinos.

Los sistemas de alarma con aviso a central también son altamente recomendables.

4. Snapping

El 95% de las puertas españolas es vulnerable a la técnica del snapping. Se trata de un método agresivo y que deja huella. Por ello, antes de emplearlo, los ladrones también marcan las puertas para asegurarse de que no hay nadie en las casas.

Esta técnica consiste en arrancar, sin mayores sutilezas, el cilindro. Este se parte por la mitad y entonces el rotor queda expuesto. Una vez visible, se puede girar con un destornillador u otra herramienta similar.

Otros sistemas de rotura son el “pico de loro” y la rotura simple. El primero de ellos emplea una llave de pico de loro para quitar el embellecedor de la cerradura y presionar el cilindro hasta que se rompe. Se trata de métodos de ladrones poco sutiles.

¿Cómo evitar un robo con snapping?

La primera medida de protección contra robos en casa mediante snapping es instalar escudos de protección exteriores. Es necesario recortar la puerta para empotrarlos y son soluciones caras.

El segundo método para protegerse contra el snapping es instalar cilindros que tengan un sistema de rotura inteligente. Esto significa que, cuando los ladrones tratan de arrancar el cilindro, este se rompe por unos puntos determinados y el rotor queda oculto. Así, no se puede girar y la puerta no se abre.

Este tipo de cilindros, deben haber obtenido la certificación Sold Secure Diamond SS312. La misma se consigue a través de la Federación de Cerrajeros del Reino Unido, u otra similar.

5. Resbalón

El método del resbalón es muy rápido, fácil, no hace ruido y funciona solamente en puertas en las que no se ha echado la llave. De manera que el mejor método para protegerte contra robos en casa mediante la técnica del resbalón es, precisamente, cerrar con llave.

Lo hemos visto decenas de veces en el cine y la televisión. El ladrón desliza una tarjeta de crédito o una radiografía entre la puerta y el marco y el pestillo cede.

Más del 60% de los robos en ciudades se realizan mediante este método. Para evitarlo, no hacen falta grandes medidas de seguridad en el hogar. Como decía más arriba, basta con echar la llave.

6. Escalo

El nombre de esta técnica de robo es muy explícito. Se trata de escalar y entrar en las casas a través de las ventanas o balcones. En el argot policial, el escalo se llama también método del ladrón Spiderman.

Los ladrones identifican puntos de entrada mal asegurados y escalan hasta ellos. También suelen colarse en los portales durante el día, marcan las puertas y, esperan en las azoteas poco utilizadas. Durante la noche se descuelgan por las fachadas y acceden al interior de los domicilios marcados.

¿Cómo evitar los robos en casa mediante escalo?

Los sistemas de rejas son los más eficientes en este caso. En ventanas cercanas al suelo o de fácil acceso mediante las azoteas, las rejas fijas son la mejor solución.

En balcones, para evitar la sensación de vivir encerrado, se pueden instalar rejas extensibles.

También existen sistemas de bloqueo de ventanas desde el interior y, por supuesto, puedes colocar cristales reforzados que el ladrón no pueda romper de un golpe.

Los sistemas de alarma, por supuesto, no están reñidos con ninguna de las medidas anteriores y siempre los puedes combinar con ellos.

7. Imán

En este caso los ladrones utilizan un imán de gran potencia para colocarlo en la cerradura, girarlo y que la llave colocada en el interior de la casa gire y abra la puerta.

De entre los métodos de los ladrones que te describo en este artículo, este es el más peligroso. Piensa que la llave solo se queda puesta por dentro si hay alguien en casa. Si acostumbras a dejar tus llaves puestas como método de protección, date cuenta de que no es tan buena idea. Los ladrones que emplean el método del imán abrirán la puerta y, no solo te robarán, sino que te llevarás, como poco, un buen susto.

¿Cómo evitar los robos en casa mediante imán?

Si la técnica del resbalón es fácilmente evitable porque basta con cerrar con llave, también es sencillo evitar robos mediante el método del imán: no dejes las llaves puestas por dentro.

Otros

Las anteriores son los métodos de los ladrones más comunes. Pero existen otros métodos para quebrar la seguridad del hogar. Estos son algunos de ellos:

Impressioning

Los ladrones usan una lámina de aluminio que introducen en el bombín. El aluminio es muy maleable y les permite crear un molde de la llave. Así obtendrán una copia y podrán abrir la puerta.

Las cerraduras antibumping también evitan el impressioning. Así que instalando una de ellas matarás dos pájaros de un tiro.

Mirilla

Esta es una técnica compleja y por tanto menos usada. Los ladrones extraen la mirilla de la puerta principal, introducen un artilugio bastante complicado de manejar y abren la puerta desde dentro.

También suelen instalar cámaras en las mirillas para observar nuestros movimientos y saber cuándo no estamos en casa.

Para evitar este tipo de robos es buena idea mejorar la seguridad de las puertas mediante la instalación de mirillas que no se puedan extraer ni romper.

Inhibidores de frecuencia

El inhibidor de frecuencia impide que las puertas de los jardines o de los garajes se cierren y dejan por tanto la entrada franca a los ladrones. También se suele usar como método de robo de coches.

Las alarmas cableadas no se pueden inhibir, así que la instalación de una de ellas es la mejor forma de evitar los robos mediante inhibidores de frecuencia.

Conclusión

Como ves, los ladrones utilizan una combinación de métodos tradicionales y de avances tecnológicos para colarse en las casas. Lo mejor a la hora de decidir qué sistema de seguridad instalarás en tu domicilio, es que analices cuáles son las debilidades en la seguridad de tu hogar.

Así sabrás qué tipo de robo es el más probable. No podemos protegernos contra todas las posibilidades existentes, pero sí contra las más probables.